Holograma

Inmerso en la nada, el caos me apisona.

Hace tiempo que respirar resulta heroico.

Mis dedos rozan la bruma desolada de tu imagen, 

Se detienen.

Atraviesan un espacio inhóspito 

Un calambre anuncia mi estadía inocua. 

Tienes sed. 

Lo sé por la forma en que te lames los labios.

¿O tuviste sed?

¿También te despojaron del agua? 

Los rastros pálidos del cielo nublan el estado volátil de tu espíritu,

Si es que queda algún recoveco de ello.

Las sombras se enaltecen. 

Casi inexistente, 

Casi indistinguible,

El suelo, el espacio y los otros. 

¿Quiénes son los otros? 

Vía Pinterest

Aún no es tiempo de saberlo.  

Mar de arena

Siento la arena debajo de mis pies, las diminutas partes de ella se meten entre mis dedos, me queman, la sensación me desagrada. Corro hacia el mar, la arena ahora me lastima, las olas parecen alborotarse por alguna situación que no comprendo, el ruido que provocan al chocar entre ellas parece una especie de diálogo, se susurran secretos, ¿o quieren decir algo?  Tal vez advertirme que no entre a nadar. Lo ignoro. Siento una atracción por el mar, los misterios que guarda en la profundidad, los animales que desconocemos, ¿realmente existen las sirenas? ¿habrá animales marinos más grandes que las ballenas? Mi tarea es descubrirlo, es por eso que entro a pesar de la resistencia de las olas. Me siento confiada, enfrento mi destino, libro las primeras olas y rápidamente estoy en aguas tranquilas, me gusta mirar al infinito. Esa línea al horizonte, donde se mezcla sutilmente el agua con el cielo, los tonos azules que hacen la acuarela perfecta, el silencio, la tranquilidad, el sol reflejando su maravillosa presencia en la superficie del mar, la sensación de ser una con él. Pienso en la idea de poder fusionarme, ser una parte más de él, así podría saber sus secretos y compartirle los míos. Podría contarle que me siento sola, que he venido aquí para soltar todo lo que tengo atorado en la garganta. Para perderme en él, desaparecer. 

No soy buena nadando, hago el intento y respiro profundo, me canso muy pronto, así que solo floto, boca arriba, muevo los pies de manera lenta para no hundirme, y pienso en mi final, podría ser aquí, en este momento donde las aguas plácidas me sostienen.

Pienso en mi madre y en mi hermano, los cuales están sentados en la orilla, en una pequeña palapa, tomando un agua de coco y una cerveza, respectivamente, platican banalidades, se quedan callados, proponen pedir la comida muy pronto, mi hermano quiere camarones, mi madre un ceviche, yo les digo que todavía no tengo hambre, que me quiero meter al mar. 

La vastedad del océano no me asusta, ya no soy yo, soy el océano, no necesito nada más, perderme en él, desaparecer, ya no estoy sola. Ya no estoy. Ya no. 

Me perdí en la inmensidad, creí haberme quedado dormida por unos instantes, ¿es posible eso? ya no estoy flotando, reaccioné al tragar agua, la sal pica mi garganta y me hace toser con fuerza, volteo y miro hacia la orilla, ya no la distingo, ahora es una mezcla de colores cálidos con azules y verdes, al fondo los hoteles blancos y erguidos, dan la sensación de ser los vigilantes de lo que sucede en el mar, no es verdad, no saben nada, solo resguardan a los turistas que dejan su basura en las playas. 

Vía Pinterest

Veo borrosa la orilla, y realmente no quiero volver a ella, a esa realidad que me acongoja, así que doy media vuelta y el horizonte cristalino me invita a continuar el camino, a fundirme en él, tal vez encuentre un pretexto para quedarme aquí. Tal vez le encuentre sentido a esta burda existencia. Tal vez. 

Hundida en estos pensamientos, percibo que tengo hambre, me comería un gran filete de pescado. De pronto siento miedo, me doy cuenta que ya estoy muy alejada de la orilla, de la realidad, de ellos. Estoy ansiosa y comienzo a imaginar que algún animal quiere devorarme y está justo debajo de mis pies, olfateando mis temores. Pataleo fuertemente para impulsar mi cuerpo y nadar, siento el agua viscosa, como si se hubiera transformado en un segundo la sensación de ligereza y frescura mientras flotaba, por la pesadez y extrañeza de reconocer mi cuerpo como un ente separado del mar. Muevo mis piernas y brazos de manera precipitada en dirección contraria al infinito, no descanso hasta llegar al límite de mi osada aventura, recuerdo lo que dice mi madre con frecuencia, que necesito límites duros, que me quiero comer el mundo a mordidas, quizás tenga razón. 

Por fin toco la arena con mis pies, me siento aliviada, las olas me empujan hacia afuera con desdén, como si estuvieran enfadadas porque no me convertí en una de ellas. El agua salada escurre por todo mi cuerpo, hice un gran esfuerzo. Volver. Ahora me pregunto por qué volví, ¿para qué? no sé qué fue lo que me motivó a nadar en sentido contrario, siempre hay algo que me impulsa a volver, a la tierra, a la ciudad, a ellos. 

Jadeante, llego al lugar donde se encuentran, los observo comer, mi hermano le quita la cáscara a los camarones, mi madre me mira con ojos tristes, como si supiera lo que estaba a punto de hacer. Estoy desconcertada, me siento en la silla de plástico junto a ella, me quedo callada, incapaz de aceptar mi culpa. Me pregunta si ya tengo hambre, niego con la cabeza, pido una cerveza, le doy un trago largo para quitarme el sabor metálico que se mantiene en mi garganta cada que pienso en mi final. Al menos por este momento, la profunda soledad que habita en mí desaparece. 

Complejo de castración. Freud, Lacan y las mujeres

Según la teoría freudiana, el complejo de castración es una experiencia psíquica inconsciente que se da en los niños. Un cuestionamiento que hacen los niños por la diferencia de sexos. La presencia o ausencia de pene determina la fantasía de tenerlo o estar castrado. La envidia del pene.

Considera oscura e impenetrable la vida sexual de la mujer adulta, y también la de la niña. 

Lacan describe tres tipos de falos, el simbólico, que es un objeto fuera del cuerpo, el imaginario es una representación psíquica inconsciente, operador simbólico y el real, el órgano sexual.

La castración como una separación entre madre e hijo por un corte de vínculo del falo imaginario entre ellos. 

Esto cuestiona la fortaleza de la mujer. ¿La mujer no es castrada? ¿Ella castra pero no la castran? Dentro de la lógica androcéntrica esto funciona. Pero realmente se ve así porque las mujeres siempre hemos estado oprimidas, porque carecen del falo, en todos los planos de existencia del mismo. Entonces se ve como un deseo inconsciente tener el falo-poder para hacer lo que los hombres hacen. Siendo la castración un agente del sistema patriarcal.  Lo masculino como prototipo dominante, desvaloriza a lo femenino.

Esto sucede porque es el sistema patriarcal quien oprime y ha colocado a los hombres por encima de las mujeres. Podría ser por el simple hecho de tener un falo y las mujeres han de estar debajo del hombre por la carencia del mismo.

¿Quién creó el sistema patriarcal? Los hombres, quienes terminan siendo dominados por su propia creación.  

Dominio. La mujer castradora posee una alta energía masculina, enojo y desconfianza con los hombres que la han abandonado. Ejerce sobre el hombre control y manipulación. Es una mujer activa, con una gran necesidad de control y poder. Violencia.

Vía Pinterest

Sometimiento. El hombre no tiene fuerza, es pasivo. Crece el resentimiento y enojo. Cede el control y la responsabilidad. Dolor de anulación. Es pasivo-agresivo y ausente. Puede cometer infidelidad por el enojo que tiene al no poder tener el falo, cuando se siente culpa por esto se vuelve más pasivo. Agresividad ausente, impredecible. Genera mucha ansiedad por la represión en la que vive. Al igual que la mujer, posee un sentimiento de abandono.

Una coincidencia es que ambos se sienten abandonados e incomprendidos. La mujer al escuchar a su pareja, sin imponer, puede mostrar su vulnerabilidad, sentirse protegida y apoyada y compartir el falo, es decir, el poder, y las responsabilidades que son de ambas partes. Para que el hombre no se sienta anulado ni sometido, y que pueda sentir el vigor de su fuerza masculina, la acción y la toma de decisiones. Un falo compartido, algunas veces ella, algunas veces él. Equilibrio, acuerdos, comunicación.

Entonces vuelvo a cuestionarme, ¿es necesario el poder? Lo cierto es que una mujer castradora se siente sola y resentida, por tener el falo podría perder la oportunidad del espejo que es la pareja. Y un hombre castrado es incapaz de manejar y enfrentar la vida, siempre a la espera de que le resuelvan la vida, es frustrante.

Vía Pinterest

Me viene a la cabeza la palabra liberación. De viejos patrones, del sistema en el que estamos inmersos, del ego, de mecanismos de defensa, de miedos, de la historia de nuestros antepasados.

Liberar-se.

Libertad-liberación

Ser/estar libre.

Nodos lunares eje Tauro-Escorpio

El 18 de enero de 2022, se hizo el cambio de nodos lunares. Pasamos del nodo sur en Sagitario, donde había que abandonar aquellos conocimientos fijos, la verdad de la vida, aventuras y viajes al extranjero, para darle lugar a conocimientos diversos y nuevos, a la curiosidad, al aprendizaje divertido y a platicar con los vecinos que nunca se habían reconocido entre sí. La pandemia nos orilló al nodo norte en Géminis. Para cambiar de paradigmas se necesita flexibilidad y agilidad mental; Géminis nos brindó esa energía para sobrellevarla.

El nodo sur en Escorpio nos señala que es necesario dejar atrás el drama y el sufrimiento, transformar la energía de aquellos traumas y tormentas que nos tienen en un estado lúgubre, oscuro, como un estanque al cual no le llega la luz, en una atmósfera insólita. Es importante salir de ahí, soltar viejos rencores y resentimientos, enfrentar los miedos más irracionales, las emociones iracundas y vengativas. Es una gran labor si es la zona de confort de estos tiempos insensatos, por muy contradictorio que suene, estamos inmersos en el dolor. Es por esto que es necesario tomar consciencia de las experiencias traumáticas, transformarlas y soltar.

Soltar.

Vía Pinterest

Desapegos y deseos. Frustraciones por todas las veces que nuestros deseos y obsesiones no se cumplieron.

Por esta razón, me parece maravilloso que el nodo norte se trate de disfrutar la vida. Tauro nos invita a tomar la vida con calma, a sentir cómo los rayos del sol pegan en la cara y sentir un estornudo al oler el polen de las flores, mientras saboreamos el aroma que transmiten las olas de vapor que salen de la taza de café caliente. Arraigarnos, habitar la tierra, a tomar consciencia de ella, a cuidarla. Esto se vuelve un sinónimo de habitar el cuerpo y tener plena consciencia de sus necesidades y placeres. Conectar con la naturaleza, simplificar la vida, caminar lento. Seres verdaderos y auténticos, sin egos ni máscaras.

El salto evolutivo consiste en tener valor propio, autosuficiencia, confianza, autonomía, ser receptivos, tener consciencia de merecimiento.

¿Qué valor me doy? ¿Qué necesita mi cuerpo? ¿Qué disfruto hacer? ¿Qué necesito soltar?

De cómo pasear al perro puede salvarte del hastío urbano

¿Les ha pasado que sienten un profundo hastío por la cotidianidad de la vida? En los últimos meses me he sentido perdida, sin rumbo. ¿Es esto la vida? Tener un trabajo, comer, pagar la renta, sacar a pasear al perro.

Vía Pinterest

Lo primordial. Tener un trabajo, donde no se respetan los horarios, la paga es mala, casi nadie en esta era millenial tiene prestaciones, ni nada asegurado. Se trabaja en exceso y se cobra lo mínimo. Después el patrón es libre de darle una patada en el trasero al empleado porque ya no le «sirve». Nos hemos convertido en seres desechables, donde no importa lo demás, si está pasando por un mal momento, o una crisis. Necesidades básicas insatisfechas, por un bien privado, para el regocijo de un patrón y su familia. Afortunados aquellos que nacieron en familias ricas, sus problemas son de otra índole. Porque algo que he podido observar es que todos tenemos asuntos sin resolver. «Heridas de la infancia», lo llaman los psicólogos. De alguna manera todos estamos jodidos, insatisfechos, abrumados por algo. Uno desea lo que el otro tiene. El inconsciente colectivo genera más desigualdad, irregularidad, ausencia de empatía. Tal vez el objetivo de esta vida sea estar un poco menos perdidos, más conscientes, más auténticos, más humanos. ¿Cómo se logra esto? si la máquina demoledora está aplastándonos con una exigencia de consumo excesivo de todo, inmersos en una guerra cibernética, bombardeados por las redes sociales, noticias que anuncian la muerte si estás a lado del otro sin cubrebocas, si hay que gastar en cosas innecesarias que provocan una felicidad temporal.

Podría nombrarme una infeliz permanente, es cierto que mis propias exigencias y demandas hacen el asunto más complejo. Abandoné el placer, me quedé en el estanque de las emociones más oscuras y dolorosas.

Estoy confundida, es difícil estar aquí, llena de emociones que ya no reconozco, ya no me pertenecen. Me repito constantemente que solo es un mal día, confiada en que la opresión que tengo en el pecho va a desparecer pronto. Mañana, tal vez. Me cuesta discernir si esto es provocado por las exigencias sociales capitalistas o si es realmente un estado auténtico, una mezcla de provocaciones sería la mejor descripción.

Por estos motivos pasear al perro se vuelve un factor determinante para la vida urbana. La rutina de un perro es tan sencilla que a veces me dan ganas de ser yo la perra de mi perra. Contenta y agradecida cuando le sirvo la comida, a la misma hora. Después salir a caminar, encontrar un buen lugar en la calle que funciona como sanitario público, encontrar a un perro para jugar y perseguirse por el parque, si tiene suerte encontrará a Marla, una border collie bastante besucona; es increíble cómo crearon una relación de amistad en cuestión de minutos. Esa conexión se ha creado con su dueña también, siguiendo el proceso humano han tenido que pasar varios meses y ahora somos buenas amigas, salimos a pasear a nuestras perras y a platicar de todo esto que nos acongoja como seres humanos. Mientras las perras están destrozando un pedazo de tronco, platicamos de las relaciones, del desamor y el desempleo. Otros días nos encontramos con Brooklyn y Belkan, muy educados siguen las instrucciones de su dueño, el entrenador de perros, que también se ha convertido en un gran amigo. Mientras caminamos sentimos las energías de los perros y humanos, con un don que no pedimos, absorbemos todo tipo de energía, por eso hay días que terminamos agobiados. Nada que una ducha con agua fría no pueda curar.

Estos pequeños momentos me regresan a la tierra. Después de todo, pienso que parte de la vida también es disfrutar, el simple hecho de existir nos permite tener sensaciones corporales y emocionales. Estoy segura que hay algo más, que el propósito vital de cada ser humano se tendrá que descubrir, o tal vez no. Mientras se descubre el misterio, disfrutemos de lo que somos, habitemos de forma consciente el cuerpo y la tierra.

Vía Pinterest

Por último, les recomiendo la canción de Perra de Rigoberta Bandini https://www.youtube.com/watch?v=IuUagFR-g1Q

Greta Thunberg, la hermana rebelde

Greta es un claro ejemplo del arquetipo de Artemisa, quien estaba en plena comunicación con la naturaleza, actuaba en auxilio de los que solicitaban su ayuda -en este caso, podría ser el planeta Tierra quien pide a gritos que lo ayuden- y es eficaz para castigar a quienes la ofenden, como sucedió con un twitter que publicó Donald Trump donde se burlaba de ella; Greta fue muy perspicaz al responder de una manera sarcástica al presidente de los Estados Unidos. Uno de los países responsables del gran porcentaje de emisiones de carbono, donde el cambio climático evidentemente no es prioridad.

Greta Thunberg

Nació en Estocolmo en 2003 y su compromiso por la defensa del planeta la han convertido en un personaje internacional. Después de iniciar su huelga frente al Parlamento de Estocolmo en 2018, se convirtió en símbolo de la causa.

Greta representa en la era actual a Artemisa como una mujer que se une a grupos para desarrollar sus derechos, se convierte en ecologista, busca definir sus propios valores, completa por sí misma, posee un espíritu libre e independiente, no requiere aprobación de la sociedad.

En 2018, Greta realizó un discurso ante la Cumbre del Clima de las Naciones Unidas (COP24) en Polonia, y estuvo en la Asamblea Anual del Foro Económico Mundial en DAVOS. Ahí convocó atención mundial durante su intervención: “Estoy aquí para decir que nuestra casa está en llamas”.

Este 2021, durante la COP26 en Glasgow, Inglaterra, ha mencionado que el discurso político contra el cambio climático han sido habladurías, nada concreto, nada suficiente.

Greta se ha convertido en una líder de protestas constantes, anunciando que las autoridades políticas, los gobiernos, los empresarios, nadie ha hecho algo por evitar el cambio climático. Ella ha advertido que aún hay un futuro, más consciente y resiliente. Como parte de la generación de los jóvenes que están realmente consternados, Greta llama al colectivo a tomar consciencia de lo que la especie humana ha hecho para llegar a este punto, donde es de gran relevancia hacer algo determinante o no habrá vuelta atrás.

Extinction Rebellion Protest 9th October 2019

Greta como arquetipo de Artemisa, responde a esta diosa virgen consternada por su contexto, repleta de anhelos de hacer algo distinto, con el valor de enfrentar con arco y flecha a aquellos poderes que antes nadie se había a atrevido a enfrentar, quizás con un resentimiento y juicio que le han dado la fuerza necesaria para ser constante en sus ideales.

Podría ser comparable la energía destructiva de Artemisa, con la de Greta, donde se reconoce al jabalí que se lleva dentro, capaz de aniquilar a todos aquellos que osen en contradecirles o simplemente ignorar sus peticiones.

Como lo menciono en el texto de Artemisa, la hermana, la humildad es la lección que le devuelve a la humanidad, la consciencia de ser una mujer imperfecta y no una diosa vengativa.

El valor más profundo de Greta podría ser el reconocimiento de la pertenencia al mundo natural, donde desarrolle compasión y empatía por los otros, y pueda volcarse a la reflexión de territorios internos y observar bajo la luz de la luna un caudal de posibilidades. Para así poder mostrar a una Greta más allá de la faceta de rebeldía, sino también una joven con empatía, y con soluciones acordes a sus ideales para tomar acción climática.

Evgenia Arbugaeva for TIME

Referencias

mujeresbacanas.com

time.com/person-of-the-year-2019-greta-thunberg/

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-58729463

Kamala Harris, la Atenea moderna

La representación de una mujer Atenea sin lugar a duda es Kamala Harris, quien ha alcanzado el poder a través de su constancia y determinación. Atributos genuinos del arquetipo de Atenea.

Vice President Kamala Harris takes her official portrait Thursday, March 4, 2021, in the South Court Auditorium in the Eisenhower Executive Office Building at the White House. (Official White House Photo by Lawrence Jackson)

Kamala D. Harris es la vicepresidenta de los Estados Unidos de América. Ella fue elegida vicepresidenta después de una larga trayectoria de servicio público, tras haber sido elegida fiscal general de San Francisco, fiscal general de California y senadora de los Estados Unidos. Ella es la primera mujer, la primera afroestadounidense, la primera estadounidense surasiática en ser elegida vicepresidenta, como fue el caso con otros cargos que ha ocupado.

Es por eso que algunas de las características que Kamala posee son las de Atenea, quien es la mujer que de manera natural, gravita alrededor de los hombres que tienen autoridad, respetabilidad y poder, hombres que claramente encajan en el arquetipo del patriarca o del jefe. Kamala, como una mujer diplomática, elaboró una estrategia pragmática para colocarse con gran esfuerzo en un estrato político casi inalcanzable para las mujeres. Por esta razón, ha sido admirada y criticada a la vez por su gran ambición y por servirse de su inteligencia y de sus alianzas para abrirse camino a través del mundo masculino.

El 11 de agosto de 2020, la vicepresidenta Harris aceptó la invitación del presidente Joe Biden para convertirse en su compañera y ayudar a unificar a la nación.

Es la primera vez en la historia de Estados Unidos que una mujer ha logrado llegar hasta ahí, sin embargo aún deja a las mujeres en segundo lugar, más cerca que nunca del Despacho Oval, pero no en él.

La admiración de una mujer Atenea hacia la figura patriarcal predilecta.

Por eso Kamala tal como Atenea, se puso del lado del patriarcado. Protege a Biden, un hombre blanco de 77 años, de las peguntas incómodas tal como la inmigración de los haitianos, la fuerza militar en Afganistán, el paso atrás que se ha dado en Texas sobre el aborto legal. Temas complejos que requieren de una gran habilidad lógica y pensamiento racional para afrontarlos.

Kamala no teme ser masculina, esta energía predominante en ella le aporta un grado alto de seguridad y confianza en sí misma para estar cómoda en el mundo de la política, el cual ha sido de hombres para hombres. Si Kamala se adapta a esta atmósfera masculina podría ser porque defiende el derecho y valores patriarcales que fomentan la tradición y la legitimidad del poder del hombre sobre la mujer. Tal vez apoya el statu quo y acepta las normas establecidas como líneas de conducta.

Con una estrategia hacia la victoria, quizás planea ser la primera mujer presidenta de Estados Unidos, lo cual rompería en primer plano con sus ideales patriarcales, para poder desarrollar habilidades no solo de competición, sino de empatía y comprensión, ideales feministas, que podrían abrirle las puertas a otras mujeres después de ella. Requeriría un proceso de transformación, de valorar la fuerza femenina que en ella habita, de morir y renacer con diplomacia, en el lugar principal del Despacho Oval.

¿Seremos capaces de romper con dichas normas, tradiciones y valores patriarcales? ¿Ser consciente de esto bastará para renacer como mujeres libres de estos ideales tan obsoletos que nos han inculcado tan profundamente en nuestro pensar y ser?

Bibliografía

https://www.whitehouse.gov/administration/vice-president-harris/

Atenea, la estratega

Presidía la estrategia de las batallas en tiempos de guerra y las artes domésticas en tiempos de paz. Era la protectora de las ciudades, patrona de las fuerzas militares y diosa de los tejedores, herreros, alfareros y sastres.

Planificación y ejecución. Estrategia, practicidad y resultados tangibles son características de su sabiduría. Atenea valora el pensamiento racional y defiende el dominio de la voluntad y del intelecto sobre el instinto y la naturaleza -en contraste con Artemisa-, lo salvaje debe ser domesticado y sometido.

Surgió de la cabeza de Zeus como una mujer totalmente desarrollada, portando una coraza resplandeciente de oro, una afilada lanza en la mano y emitiendo un poderoso grito de guerra. Atenea se consideraba a sí misma descendiente de un solo progenitor, Zeus, al que asoció para siempre y parecía ser inconsciente de tener una madre.

Atenea en la ciudad de Viena

Atenea fue la protectora, consejera, patrona y aliada de los héroes. Además de esto, Atenea se puso del lado del patriarcado. Orestes había matado a su madre para vengar el asesinato de su padre. Apolo habló en defensa de Orestes: alegó que la madre era quien solo alimentaba la semilla plantada por el padre, proclamó el principio de que el hombre prevalece sobre la mujer y citó como prueba el nacimiento de Atenea, que no había nacido del útero de una mujer. Atenea emitió su voto decisivo, le dio la razón a Apolo, liberó a Orestes y situó los principios patriarcales por encima de los lazos maternos.

Atenea como diosa virgen busca la compañía de los hombres. En lugar de separarse o retirarse, disfruta estar en medio de la acción y del poder masculino. Evita los enredos emocionales o sexuales, por lo que puede ser colega y confidente de un hombre, sin desarrollar intimidad o atracción.

El arquetipo de Atenea prospera en los ámbitos comercial, académico, científico, militar o político. Utiliza su capacidad para pensar una estrategia para continuar sus propios proyectos, o como compañera o consejera de un hombre ambicioso en ascenso.

Su inteligencia está orientada hacia lo práctico y lo pragmático. La diplomacia, que implica estrategia, poder y acciones disimuladas, es un reino en el que Atenea brilla. Sobrevivir y triunfar requieren rasgos Atenea.

La hija del padre. Atenea representa a la mujer que, casi de manera natural, se encuentra alrededor de los hombres poderosos que tienen autoridad, respetabilidad y poder, hombres que encajan en el arquetipo del padre -Zeus- o el jefe. La cualidad de hija del padre crea una defensora del derecho y los valores patriarcales que fomentan la tradición y la legitimidad del poder del varón. Apoya el statu quo y acepta las normas establecidas como líneas de conducta. Tiene poca simpatía por los perdedores, rebeldes u oprimidos. En medio del remolino emocional o de una dura batalla, permanece impermeable a los sentimientos, puede aprender a observar y a crear estrategias para sobrevivir. Atenea valora fríamente lo que sucede.

La mujer Atenea no se siente en su piel como hermana de otras mujeres, por el contrario, suele enfadarse con la mujer que se queja, en lugar de enfadarse contra el hombre al que se dirige la queja.

El efecto Medusa. Una mujer Atenea tiene la capacidad de intimidar y desvalorizar el conocimiento de los demás. Insensible y con su actitud crítica puede disminuir la experiencia subjetiva de otra persona.

Efecto Medusa en Atenea

El proceso de transformación de una mujer Atenea es cuando descubre a su niña interior, si bien vivió su infancia como una «adulta chiquita», tiene que aprender a maravillarse, a ser espontánea, a desenfocar su vida en lo laboral y conectar con el lado emocional que ha oprimido por sus objetivos profesionales. Este paso la lleva a reencontrarse con su madre, que para una mujer Atenea es de poco valor y probablemente la despreció y solo se enorgullecía de su padre, como un héroe y un dios (Zeus); la figura materna fue débil, es necesario honrar y valorar a la madre, descubrir su propia fuerza femenina mediante el reconocimiento de su madre en ella misma. Para que pueda liberar sus lealtades patriarcales, tiene que conectar con esta energía de manera profunda e instintiva. Desde una nueva perspectiva puede pensar diferente sobre su madre, las mujeres y sobre sí misma, para poder generar empatía y romper con el efecto Medusa.

Las diosas griegas -vírgenes-

Las diosas representan patrones que reflejan la vida de una cultura patriarcal, que funciona como estructura para negar y dominar a la mujer y al hombre mismo. Cada diosa se adaptaba a esta realidad, separándose de los hombres (Artemisa), juntándose a los hombres como uno de ellos (Atenea) o retirándose hacia su propio interior (Hestia).

Las diosas vírgenes representan independencia y autosuficiencia en las mujeres. Estas diosas no podían enamorarse, no eran victimizadas y no sufrían. Como arquetipos, expresan la necesidad de autonomía y la capacidad de centrar la conciencia en sus objetivos. Artemisa y Atenea representan el pensamiento lógico y los logros, persiguen sus metas de manera activa. Mientras que Hestia enfoca su atención hacia adentro, al centro espiritual de su propia personalidad.

Artemisa, Atenea y Hestia, diosas completas en sí mismas.

No son poseídas, no son penetradas por la influencia del hombre, no tienen la necesidad de un hombre o la validación de éste sobre ella. Una mujer puede vivir este arquetipo de virgen significativamente en su psicología sin que esto represente que sea virgen físicamente. Las diosas vírgenes eran guiadas por sus impulsos internos para desarrollar talentos, resolver problemas, competir con los demás, expresarse artísticamente o llevar vidas contemplativas.

Completa en sí misma, una parte importante de su psique no pertenece a nadie, hace lo que quiere hacer, no por agradar o ser aprobada, no por obtener poder o captar la atención o el amor de una persona. No es importante el convencionalismo y no tiene las consideraciones de una mujer que se adapta a las circunstancias masculinas. Es la más pura esencia de ser mujer, de seguir sus propios valores, hacer lo que tiene sentido para ella, con independencia de lo que piensen los demás, es una mujer que no ha sido influenciada por estereotipos ni expectativas de la cultura y la sociedad (ampliamente patriarcal) y mantiene sagrado su interior, el cual puede expresarlo sin modificación a las pautas masculinas.

Artemisa, la hermana

En la mitología griega había seis diosas, las cuales contrastaban en temperamentos, en actitudes hacia los demás, en modelos de vivir, y en ideales que sostenían con firmeza. Un caudal de instintos, prioridades y capacidades. Las diosas son fuerzas poderosas e invisibles que moldean conductas, influyen emociones y representan patrones que reflejan la vida de una cultura patriarcal.

Este primer ensayo guiará la secuencia descriptiva de las diosas griegas y el arquetipo que representan en la mujer contemporánea, que bien explica Jean Shinoda en «Las diosas de cada mujer». Me parece importante que si una mujer se identifica en una dimensión mítica, pueda explorar centros creativos dentro de la experiencia humana. Para que llegue un rayo de luz a esos centros que han estado ocultos, prohibidos y hasta hace unas décadas atrás, descubiertos y desempolvados por aquellas pioneras, como Virginia Woolf, que dejaron un camino trazado para las que continúan en el poderoso reconocimiento de las diosas que llevan dentro, y esto nos lleve a romper estructuras de control, jerarquías y los supuestos de la supremacía masculina.

Artemisa, diosa de la caza y de la luna, hija de Zeus y Latona, fue una diosa joven y virgen que andaba por los bosques, montañas y prados, con animales salvajes, perros cazadores y ninfas como compañía, vestía una túnica corta para poder correr y cazar, en sincronía con las fases lunares, tenía comunicación plena con la naturaleza. Artemisa ayudaba constantemente a su madre y tenía una eterna competencia con su hermano gemelo Apolo, dios del sol. Completamente separada del hombre por derecho propio, evitaba el contacto e influencia masculina, utilizaba la venganza si algún hombre osaba acercarse o intentar algún movimiento fuera de su control. En los mitos, Artemisa actúa rápidamente en auxilio de los que solicitan su ayuda y es eficaz para castigar a quienes la ofenden.

A pesar de evitar a los hombres, Artemisa amó a un cazador, Orión, al que mató accidentalmente. Apolo se sentía ofendido por el amor que Artemisa le tenía a Orión. Encontró la oportunidad de retar a su hermana cuando Apolo vio en el mar a Orión, cuya cabeza se asomaba por encima del agua. Apolo retó a Artemisa a lanzar una flecha a un objeto que apenas se veía y que se movía en el mar, ya que Apolo no daba en el blanco, Artemisa, retada y desafiada por su hermano, lanzó la flecha que mató a Orión. El único amor que tuvo se convirtió en una víctima de su naturaleza competitiva. En ofrenda a este trágico suceso, convirtió a Orión en estrella y le dio a un sabueso, Sirio, la estrella del Can Mayor, para que lo acompañara por el resto de la existencia universal.

Artemisa y Orion´

Artemisa en la era actual se puede representar como una mujer que se une a grupos para desarrollar sus derechos, se convierte en feminista, busca definir sus propios valores, completa por sí misma, posee un espíritu libre e independiente, no requiere aprobación de la sociedad.

La separación del hombre es esencial para enfocarse en sus objetivos, calcular, lanzar, obtener.

Artemisa también tiene una energía destructiva, como es natural en la esencia humana, capaz de aniquilar a quien la enfrente, convertirlo en un animal salvaje, furiosa cuando la agreden u ofenden a su familia, ordena a sus perros cazadores cuando no está cómoda si la miran o le hablan. Esta energía es parte elemental de Artemisa, hay que comprender que es parte de sí misma y que deberá enfrentarse al gran jabalí que lleva dentro para ver el daño que puede ocasionar a los demás y a sí misma.

La humildad es la lección que le devuelve a la humanidad, la consciencia de ser una mujer imperfecta y no una diosa vengativa.

El valor más profundo de Artemisa es el reconocimiento de la pertenencia al mundo natural, donde desarrolla compasión y empatía, se vuelca a la reflexión de territorios internos y observa bajo la luz de la luna un caudal de posibilidades.